sábado, 15 de diciembre de 2012

Capitulo 2


Querido Rob:

Recibimos más atención de la deseada. Parece que ya me he ganado una enemiga, una rubia siliconada que necesita demasiada atención, una chica encantadora, estarías orgulloso de mí, por haberlo conseguido tan rápido. Creo que la mitad de las chicas de aquí quieren a Jack en sus camas, pero lo que no saben es que ninguna lo va a conseguir. Desde que te fuiste, Jack dejo de ser un Don Juan. Ahora soy la única chica en su vida.

Te echa de menos:
CHERYL FREEMAND, tu chica preferida


Cruzaron las puertas ignorando las miradas de todos. Por lo menos no les miraban con lastima. Aquí nadie sabia lo sucedido con Rob y nadie lo iba a saber. Se adentraron en el instituto ignorando los cuchicheos de la gente y se dirigieron a secretaría.

-Buenos días-saludo Jack- somos nuevos

Una mujer de mediana edad les miro por encima de las gafas y empezó a rebuscar entre los papeles sin dirigirles ni una palabra. Cheryl y Jack se miraron y encogieron de hombros. 

-Aquí está-dijo la mujer- Cheryl Freemand y ¿Jack Jackson?-pregunto extrañada la mujer pensando que su nombre era una broma
-Si y si, ese es mi nombre de verdad-contestó Jack. Estaba cansado de que la gente se extrañase por su nombre y apellido
-Bien, pues aquí tenéis vuestro horarios- se los entregó a cada uno

La mujer se puso a escribir en unas hojas indicándoles que se largaran. Cuando ya estuvieron lo suficientemente lejos, Cheryl del dijo a Jack riendo:

-Que miedo de mujer ¿no?-Jack acompaño su risa y le paso un brazo por el hombro a su amiga. Cheryl se percató de que algunas chicas que estaban cerca la miraban con celos. ¡Por favor! ¡Que solo eran amigos!
-Pero no da más miedo que tu nada más levantarte-contestó
-¡Yo no doy miedo por las mañanas!- se defendió Cheryl
-¡Oh! Venga...tienes una mala uva por las mañanas que, sinceramente, tengo miedo de salir herido-se burló
-Vete a la mierda-pero no pudo evitar que la risa escapase por su garganta

Se separaron y cada uno miro su horario. A primera hora no tenían juntos, a Jack le tocaba Química y a  ella Español. Se despidieron y cada uno se dirigió a su clase

***

Abigail se sentaba en una de las mesas del laboratorio al lado de su mejor amiga Cezil. Ethan, su otro mejor amigo, dejó sus cosas encima de la mesa de detrás de ellas y se puso a coquetear con su compañera de mesa, la fría Susan Simon. Creo que ningún alumno la había visto sonreír, pero desde el primer día, esa chica capto la atención de Ethan. Abigail estaba distraída hablando con Cezil, cuando la vista de su amiga se paro en la puerta con los ojos como platos y la boca abierta.

-Dios a llamado a mi puerta...-susurro Cezil sin apartar la mirada de la parte posterior de la clase

Abigail siguió la mirada de su amiga y se congelo. En la puerta había un chico, que perfectamente podría ser modelo de Calvin Klein. Tenía el pelo moreno y la tez pálida, pero no de una palidez enfermiza, si no, de una palidez perfecta. Era alto y fibroso, pero no excesivamente. Estaba oteando la clase cuando su vista se paró en Cezil y Abigail. Estas contuvieron el aliento. Tenía los ojos de un verde oscuro imponente con un toque triste en ellos. Él las sostuvo la mirada por un segundo y se dirigió al fondo de la clase, sentándose en uno de los pocos sitios libres.

-¿Has visto eso?-preguntó Cezil- ¿crees que me miraba a mi?
-Claro, Cez-contestó Abigail con una sonrisa tierna- Seguro que si...
-Creo que me he enamorado...

Cezil miro al chico nuevo por última vez antes de que entrase el profesor de Química. Cuando este entró, dijo las palabras que ningún alumnos quiere oír.

-Voy a hacer un cambio de sitios-los chicos gimieron y protestaron

Abigail miró a Colin Adams, que estaba en la otra punta de la clase con la falsa de su novia. Suspiró y cruzó los dedos.

Que me toque con Colin, que me toque con Colin- pensó

-Os vais a sentar por orden alfabético, en parejas-quejas volvieron a oírse por toda la clase y Abigail se tragó toda su desilusión. 

Ethan estaba echando cohetes porque sabía que le tocaría con Susan. Pero ella no tenía la suerte de que le tocase con la persona que le gustaba. Colin se apellidaba Adams, y ella Jones. Había un abismo entre esos dos apellidos.

-Colin Adams...- señalo la primera mesa a la derecha- con Cezil Anderson.
-Perdón Aby-susurro Cezil. Sabía que su amiga estaba loca por Colin. Menos mal que ese chico no le gustaba
-No es culpa tuya-la tranquilizó 

Siguieron diciendo nombres y cuando llegaron a la J, Abigail contuvo el aliento y espero el veredicto del profesor.

-Jack Jackson...¿eres nuevo?
-Si, señor, me he matriculado hoy-respondió la voz del chico del que Cezil se había quedado prendada. Tenía una voz profunda y grave. Una voz bonita, pero parecía triste.
-Espero que te guste mi clase-todos miraban al nuevo alumnos y este mantuvo la cabeza erguida en todo momento- Pues...Jack Jackson-señalo el profesor una de las mesas del fondo-...con Abigail Jones.











No hay comentarios:

Publicar un comentario