viernes, 14 de diciembre de 2012

Capitulo 1


Querido Rob:

Empezamos hoy las clases en este nuevo instituto. El padre de Jack nos ha alquilado un piso para que vivamos los dos. Tenemos el cobertizo abajo y le hemos añadido un especie de garaje para la Harley. Te hubiese encantado, aunque Jack ya ha manchado uno de tus sofás.

Te Quiere:
CHERYL FREEMAND,  tu chica preferida


Cajas y cajas estaban esparcidas por todo el piso. A Jack y a Cheryl no les había dado tiempo a desempaquetar nada, se habían pasado el día anterior entero añadiendo al cobertizo un techo de latón y unas paredes, que se habrían como si fuese la puerta de un garaje, para guardar la Harley. Cheryl se estaba aficionando a esto de las motos, y Jack quería terminar el trabajo que empezó con Rob. 
Estaban contentos de poder tener el cobertizo cerca. Antes tenían que recorrer 2 Kilómetros para llegar hasta él, pero ahora, se habían alojado en un bloque de pisos y en el descampado de enfrente, ahí estaba el cobertizo. Jack miro como Cheryl echaba la leche fuera de la taza y sonrió con dulzura. A su amiga nunca se le había dado bien eso de madrugar. Le ayudo a limpiar el desastre y después desayunaron en silencio. El silencio nunca había sido problema para ellos dos, no eran incomodos, eran reconfortantes. Saber que estas compartiendo un momento de paz con otra persona era una cosa gratificante. Cuando ocurría eso enfrente de Rob, refunfuñaba porque él no podía estar ni un segundo sin hablar. Echaban de menos eso.

-¿Nos vamos ya?-preguntó Cheryl cogiendo el casco de la moto
-Por supuesto-contestó Jack terminándose de un trago lo que quedaba de leche
-Te ha quedado un bigote-rió Cheryl. Ella cogió una servilleta y le limpio como si fuese un niño pequeño
-Eh...que tengo manos ¿sabes?-bromeo él-Anda, vamos

Él también cogió el casco y salieron a la calle. Se montaron el la Honda Steed, moto que Jack quería como una novia. Jack se monto al volante y Cheryl detrás, agarrándose a su cintura. Él arranco y subió velocidad, para sentir esa adrenalina de la que tanto hablaba Rob.

***
-Te he visto-siseó furiosa Amanda
-¡Te digo que he coqueteado con ella, Am!-Colin se frustraba. Siempre con las mismas acusaciones. Que si coqueteaba con una, que si coqueteaba con otra. ¡Joder! era su forma de ser, no lo hacía a propósito.

La gente del aparcamiento del instituto les miraba. La pareja de oro otra vez discutiendo, pero todo el mundo sabía que nunca cortarían. Ella era jefa de animadoras, rica y guapa, y el capitán del equipo de fútbol, fuerte, guapo y con carisma. Estaban hechos el uno para él otro, aunque en el fondo, la gente sabía que ellos no se querían. Amanda solo salía con Colin porque aumentaba su popularidad. Este numerito del aparcamiento lo había preparado para llamar la atención y que su nombre estuviese en boca de todos. Pero la actuación se vio en segundo plano cuando una moto entro en el aparcamiento a una velocidad que seguramente no estaba permitido. Todos los alumnos presentes dirigieron su mirada hacía la moto, donde se bajaron un chico, alto, de metro noventa, moreno y atractivo. Se podían escuchar los suspiros de las chicas al verle, pero sus fantasías se vieron frustradas por la chica que había ido en la moto agarrada a él. Era alta, con piernas largas, estaba flaca pero tenía curvas, tenía el pelo entre rubio y castaño y una cara bonita. Tenía una buena delantera y ahora sonreía por algo que había dicho el tipo de la moto. Perfecta. Esta vez, los suspiros fueron de los hombres al verla a ella.

***
-¿Notas esos miles de ojos que nos están observando?-pregunto Jack agachándose para asegurar la moto con la serpiente.
-Lo noto. Y creo que la población femenina de aquí te esta mirando ahora mismo el culo-bromeo ella. Jack la miro a los ojos con una medía sonrisa
-¿Y crees que la población masculina no te lo está mirando a ti?-ella le pego cariñosamente en el brazo
-Idiota
-¡Eh! Yo no te estoy mirando el culo. Son ellos-siguió bromeando levantando los brazos en señal de inocencia

Cheryl dio un rodeo con la vista para inspeccionar el lugar cuando su vista se paro en una diva. Una rubia siliconada la estaba mirando en esos momentos con rabia, como si Cheryl, hubiese arruinado un gran momento. Cheryl no se amilanaba ante nadie así que saludo a la chica con un ligero movimiento de cabeza y vio como la otra chica echaba humo por las orejas. Cheryl rió y volvió a prestar su atención a Jack, que le estaba guiñando un ojo a unas chicas que pasaban por alado, y estas, dieron un chillido de triunfo y empezaron con risas histéricas. Cheryl miró a Jack levantando una ceja.

-¿Que?-preguntó él como si no hubiese revolucionado las hormonas de la mitad de las adolescentes de aquí
-Nada



No hay comentarios:

Publicar un comentario